El Ayuntamiento de Piélagos condecora a su Policía Local

«el Ayuntamiento de Piélagos condecora a sus Policías Locales». 28 de julio de 2020

Reconocimiento al equipo de la Policía Local que hace unos días intervino en una pelea

El objetivo de este acto es reconocer «públicamente» y en nombre de toda la Corporación su «destacada» actuación

El alcalde, Javier López Estrada; y el concejal de Seguridad, Pedro Pérez Noriega; junto al Jefe de la Policía Local, Miguel Calleja; han recibido al equipo de la Policía Local de Torrelavega, dirigido por el oficial José Antonio Bolado, que el pasado 16 de julio de 2020 tuvieron una intervención «destacada» en un incidente que se produjo en una vivienda sita en la calle Juan XXIII entre dos de sus inquilinos y que terminó con las dos personas involucradas en el hospital.

López Estrada y Pérez Noriega han trasladado a los agentes que el objetivo de este acto es reconocer «públicamente» y en nombre de toda la Corporación su «destacada» actuación en un suceso en el que evitaron que los daños personales fuesen mayores.

Asimismo, tanto el alcalde como el concejal de Seguridad les han »agradecido la labor «efectiva y eficiente que realizan a lo largo del año, día a día, por velar por la seguridad de los ciudadanos y por estar a su disposición.

Fuente: https://www.eldiariomontanes.es/torrelavega/reconocimiento-equipo-policia-20200722163815-nt.html

Situación límite de la policía de Castro Urdiales

SITUACION LIMITE DE LA POLICIA LOCAL DE CASTRO URDIALES. NOTA DE PRENSA APLB CASTRO URDIALES

Condenan al Ayuntamiento a indemnizar a un policía local con 6.000 €

El Tribunal Superior coincide con el Juzgado en que el jefe de la Policía Local ha estado sometiendo al agente «a un control exhaustivo que no se extiende» a otros efectivos

El Ayuntamiento de Castro Urdiales debe indemnizar a un policía local con 6.000 euros por haber vulnerado la normativa de prevención de riesgos laborales, según una sentencia del Tribunal Superior de Justicia que se puede recurrir, y que reprocha al Consistorio su «comportamiento pasivo» ante la situación del agente.

La sentencia de la Sala de lo Social estima en parte un recurso contra un fallo anterior del Juzgado de lo Social número 6 de Santander, de manera que se rebaja la cuantía de la indemnización: el juzgado fijó 20.000 euros y el Tribunal Superior lo deja en 6.000.

Esta sentencia, contra la que cabe recurso, es consecuencia de la demanda interpuesta por el agente de la Policía Local, que entendía que era víctima de una «persecución continuada» por parte del jefe del Cuerpo desde hace varios años.

El Tribunal Superior coincide con el Juzgado en que el jefe de la Policía Local ha estado sometiendo al agente «a un control exhaustivo que no se extiende» a otros efectivos, en un contexto definido como «una manifiesta situación de conflicto laboral».

Los hechos se produjeron durante la pasada legislatura, bajo el gobierno de Castro Verde, cuando el agente ejercía como presidente de la sección sindical de la Asociación de Policía Local y Bomberos (APLB) en Castro-Urdiales y vicesecretario general autonómico.

El demandante padecía una depresión y, según su demanda y las sentencias, el jefe de la Policía le denegó permisos y reducciones de jornada, además de días que pidió para el cuidado de un hijo menor que había sufrido un accidente.

También le abrió expedientes y, según alegaba este policía, fue objeto de un trato discriminatorio, con negativa a entregarle ropa de trabajo, objeciones a citas médicas, denegación del permiso de 4 horas para ir a votar, no abono de dietas y necesidad de justificar documentalmente cada una de esas consultas, entre otras cuestiones.

La sentencia del TSJ destaca que el Ayuntamiento tuvo un comportamiento «pasivo» y señala que esta administración debió intervenir activamente para gestionar el conflicto y evitar el daño.

La representación legal del policía demandante había pedido que se declarara que el Ayuntamiento había vulnerado la ley de prevención de riesgos laborales, que se cesara «el hostigamiento» al agente y que se le indemnizara con más de 65.000 euros, además de con las cantidades que dejó de percibir en la baja laboral.

Una vez dictada la sentencia condenatoria, que dejó la indemnización primero en 20.000 euros y después en 6.000, APLB envió un comunicado informando a la plantilla municipal, a través del correo corporativo.

Como respuesta, sus tres representantes en Castro-Urdiales, incluido el agente que denunció el acoso, recibieron un correo del jefe de la Policía en el que, tras acusarles de un delito de injurias, les conminaba a publicar una rectificación en texto previamente redactado por él, otorgándoles un plazo, con fecha y hora de finalización incluida, bajo la advertencia de plantear acciones legales. A día de la fecha, pese a no haber rectificación, no se ha consumado la amenaza, señala APLB.

Esta asociación subraya que lleva años denunciando internamente la situación existente en la Policía Local, «con infinidad de arbitrariedades, discriminaciones y diferencias de trato hacia determinados agentes».

El jefe de la Policía castreña ostenta, además, según agrega APBL, el cargo de presidente de la Asociación de Jefes de Policía Local de Cantabria, a la que representa ante el Gobierno regional en la Comisión de Coordinación de las Policías Locales.

«No es la primera vez que el Ayuntamiento de Castro-Urdiales elude exigir responsabilidades disciplinarias a mandos de la Policía Local, a pesar de que los hechos declarados probados por resoluciones judiciales firmes vinculan a la Administración», lamenta además la asociación.

 

Fuente: eldiarioalerta.com  https://www.eldiarioalerta.com/articulo/costa-oriental/ayuntamiento-castro-sometia-policia-persecucion-continuada/20200708060730081977.html

EL SINDICATO APLB ACUSA AL AYUNTAMIENTO DE “ELUDIR RESPONSABILIDADES A MANDOS DE LA POLICÍA LOCAL EN CASOS DE ACOSO LABORAL”

La Sección Sindical del sindicato APLB  (Asociación de Policía Local y Bomberos) de Castro Urdiales ha emitido un comunicado en el que critica que “el Ayuntamiento de Castro Urdiales elude exigir responsabilidades disciplinarias a mandos de la Policía en casos de acoso laboral”.

Recuerdan que en una sentencia fechada el mes de enero, el Ayuntamiento de Castro Urdiales fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, como consecuencia de la demanda por acoso laboral interpuesta por un agente de la Policía Local, “ante la persecución continuada a la que le venía sometiendo el Jefe del Cuerpo desde hace varios años, hechos que se produjeron durante la pasada legislatura, bajo el gobierno de Castro Verde, cuando el agente ejercía como presidente de la Sección Sindical de APLB en Castro. El demandante acudió a los tribunales, ante la pasividad del Ayuntamiento, que tenía pleno conocimiento de la situación”, según APLB.

El fallo del TSJC ratificaba los hechos que ya declaró probados el Juzgado de lo Social nº 6 de Santander en sentencia previa dictada en 2019, aunque rebajó considerablemente la indemnización a recibir por el agente, de 20.000 a 6.000 euros. La nueva sentencia “desestimaba las modificaciones planteadas en el recurso del Ayuntamiento, y confirmaba que el jefe de la Policía Local ha estado sometiendo al demandante a un control exhaustivo que no se extiende a otros agentes, en un contexto definido como una manifiesta situación de conflicto laboral”.

Tras la sentencia de enero del TSJC, “APLB envió un comunicado informando a la plantilla municipal, a través del correo corporativo. Como respuesta, sus tres representantes en Castro, incluido el agente que denunció el acoso, recibieron un e-mail del jefe de la Policía en el que, tras acusarles de un delito de injurias, les conminaba a publicar una rectificación en texto previamente redactado por él, otorgándoles un plazo, con fecha y hora de finalización incluida, bajo la advertencia de plantear acciones legales. A día de la fecha, pese a no haber rectificación, no se ha consumado la amenaza”, señala APLB.

Tras la primera condena de 2019 del Juzgado de lo Social, “la alcaldesa de Castro Urdiales manifestó que ‘no es la única denuncia hacia el Jefe del Cuerpo que se ha producido por los mismos motivos y estamos en la obligación de investigar qué está pasando’. Paradójicamente, el equipo de gobierno decidió recurrir la sentencia”, recuerda el sindicato policial.

Ratificada la condena por el TSJC, “tanto la víctima como APLB han exigido al Ayuntamiento que depure las responsabilidades disciplinarias, reiterando recientemente información al respecto, sin obtener respuesta alguna. Por si los excesos y la inacción al respecto no fuesen suficientes, al reincorporarse la víctima a su puesto de trabajo tras la primera sentencia, siguió sufriendo actuaciones vejatorias por parte del jefe de la Policía que, una vez denunciadas por escrito, han obligado a la activación de nuevo del protocolo municipal ante situaciones de acoso laboral”, indica APLB.

Recuerda la representación sindical de APLB que “durante la pasada legislatura tuvo que activarse hasta en tres ocasiones el ya citado protocolo municipal por acoso, debido a denuncias de otros tantos agentes por la discriminación y el trato dispensado hacia ellos por el jefe del Cuerpo. Dos de estas denuncias han derivado a la vía judicial”.

APLB “lleva años denunciando internamente la situación existente en la Policía Local, con infinidad de arbitrariedades, discriminaciones y diferencias de trato hacia determinados agentes. No es la primera vez que el Ayuntamiento de Castro Urdiales elude exigir responsabilidades disciplinarias a mandos de la Policía Local, a pesar de que los hechos declarados probados por resoluciones judiciales firmes vinculan a la Administración. En 2016 un oficial del Cuerpo fue condenado por la Audiencia Provincial, tras causar lesiones durante el servicio a un agente. En aquel caso, pese a que el reglamento disciplinario aplicable a los Cuerpos de Policía Local de Cantabria es meridianamente claro al respecto, el Ayuntamiento evitó imponer sanción disciplinaria alguna al autor de las lesiones”.

Fuente: Castropuntoradio.es https://castropuntoradio.es/sindicato-aplb-acusa-al-ayuntamiento-eludir-responsabilidades-mandos-la-policia-local-casos-acoso-laboral/

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CANTABRIA CONDENA AL AYUNTAMIENTO DE CASTRO URDIALES A INDEMNIZAR A UN POLICÍA LOCAL QUE HABÍA DENUNCIADO AL JEFE DEL CUERPO POR ACOSO LABORAL

EL SINDICATO APLB CONSIDERA QUE DEBEN DEPURARSE RESPONSABILIDADES Y REITERAN QUE LAS DISCRIMINACIONES Y ARBITRARIEDADES DENTRO DE LA POLICÍA SE SIGUEN PRODUCIENDO

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha sido condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, como consecuencia de la demanda por acoso laboral interpuesta por un agente de la Policía Local, ante la “persecución continuada a la que le venía sometiendo el Jefe del Cuerpo desde hace varios años”, subraya el sindicato de la Asociación de la Policía local y Bomberos de Castro Urdiales.
En nota de prensa señalan que el fallo ratifica todos y cada uno de los hechos que ya declaró probados el Juzgado de lo Social nº 6 de Santander en sentencia previa, desestimando las modificaciones planteadas en el recurso del Ayuntamiento, y confirma que el Jefe de la Policía Local ha estado sometiendo al demandante “a un control exhaustivo que no se extiende a otros agentes”, en un contexto definido como “una manifiesta situación de conflicto laboral”.

Los hechos se produjeron durante la pasada legislatura, bajo el gobierno de Castro Verde, cuando el agente ejercía como Presidente de la Sección Sindical de la Asociación de Policía Local y Bomberos (APLB) en Castro Urdiales, y Vicesecretario General a nivel autonómico.
El demandante acudió a los tribunales, representado por la letrada María Luisa Holanda, “ante la pasividad del Ayuntamiento, que tenía pleno conocimiento de la situación”, dice el sindicato.
Una vez dictada la sentencia condenatoria, APLB envió un comunicado informando de la misma a la plantilla municipal, a través del correo corporativo. “Como respuesta, sus tres representantes en Castro Urdiales, incluido el agente que denunció el acoso, recibieron un e-mail del Jefe de la Policía en el que, tras acusarles de un delito de injurias, les conminaba a publicar una rectificación en texto previamente redactado por él, otorgándoles un plazo, con fecha y hora de finalización incluida, bajo la advertencia de plantear acciones legales. A día de la fecha, pese a no haber rectificación, no se ha consumado la amenaza”, aseguran desde el sindicato.
Tras esa primera condena por el Juzgado de lo Social, la Alcaldesa de Castro Urdiales manifestó en un medio de comunicación local que “no es la única denuncia hacia el Jefe del Cuerpo que se ha producido por los mismos motivos y estamos en la obligación de investigar qué está pasando”.
Paradójicamente, indica el sindicato “el equipo de gobierno decidió recurrir la sentencia”.
Ratificada la condena por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, tanto la víctima como el sindicato han exigido al Ayuntamiento que depure las responsabilidades disciplinarias, reiterando recientemente información al respecto, sin obtener respuesta alguna. “Por si los excesos y la inacción al respecto no fuesen suficientes, al reincorporarse la víctima a su puesto de trabajo tras la primera sentencia, siguió sufriendo actuaciones vejatorias de parte del Jefe de la Policía que, una vez denunciadas por escrito, han obligado a la activación de nuevo del protocolo municipal ante situaciones de acoso laboral”, señalan.

“La sentencia, que deja claro que no se adoptaron las medidas precisas en materia de seguridad y salud en el trabajo, a los efectos de garantizar la integridad física del agente así como el riesgo psicosocial, viene a abundar en lo padecido por otros agentes.

Durante la pasada legislatura tuvo que activarse hasta en tres ocasiones el ya citado protocolo municipal por acoso, debido a denuncias de otros tantos agentes por la discriminación y el trato dispensado hacia ellos por el Jefe del Cuerpo. Dos de estas denuncias han derivado a la vía judicial. Además, el estudio de riesgo psicosocial llevado a cabo por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales arrojó resultados alarmantes para la Policía Local.

APLB lleva años denunciando internamente la situación existente en la Policía Local, con infinidad de arbitrariedades, discriminaciones y diferencias de trato hacia determinados agentes”.

El Jefe de la Policía castreña ostenta, además, el cargo de Presidente de la Asociación de Jefes de Policía Local de Cantabria, a la que representa ante el Gobierno Regional en la Comisión de Coordinación de las Policías Locales, recuerdan desde APLB.

“No es la primera vez que el Ayuntamiento elude exigir responsabilidades disciplinarias a mandos de la Policía Local, a pesar de que los hechos declarados probados por resoluciones judiciales firmes vinculan a la Administración. En 2016 un oficial del Cuerpo fue condenado por la Audiencia Provincial, tras causar lesiones durante el servicio a un agente. En aquel caso, pese a que el reglamento disciplinario aplicable a los Cuerpos de Policía Local de Cantabria es meridianamente claro al respecto, el Ayuntamiento evitó imponer sanción disciplinaria alguna al autor de las lesiones”.

Recuerdan también que el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria condenó al Ayuntamiento a indemnizar a una funcionaria que sufrió acoso laboral desde 2006 hasta 2008.

Fuente: Onda Cero Castro Urdiales https://www.facebook.com/211554799024802/posts/1562503900596545/

Medidas sanitarias aplicables en Cantabria

2020-4080